Poco a poco los días se van haciendo más cortos, aunque el calor sigue siendo intenso. Sin embargo es la época adecuada para comprar leña en Valencia, ya que es justo ahora cuando los troncos se encuentran en su mejor momento.

Comprar leña en Valencia en agosto puede parecer un disparate, pero te vamos a explicar que, en realidad, es todo lo contrario y te diremos por qué.

Los beneficios de comprar leña en agosto

El primero y más evidente es el ahorro económico. La demanda en el mes más caluroso del año es pequeña. Si evitas adquirirla cuando todo el mundo lo hace, encontrarás con seguridad precios mucho más competitivos.

La segunda virtud de la leña en este mes es su menor humedad. La madera, cortada el año anterior, ya ha abandonado los lluviosos meses primaverales y se ha tostado un poquito al sol estival. Adquirirla ahora y almacenarla en un lugar seco nos garantiza su poder calórico. Los troncos con solo un 20 % de humedad son los que mejor respuesta ofrecen y mayor durabilidad aportan.

Eso si, si aún tienes leña del anterior año recuerda apilarla en la parte superior, para así gastarla antes y evitar que se pudra o genere moho.

En cualquier caso, debemos almacenarla bien para garantizar las propiedades que ha adquirido durante los meses de verano. Evitaremos el contacto directo con el suelo y la protegeremos ante la lluvia o la nieve. Pero mantener la leña seca no solo depende del calor, también resulta básica la ventilación. No amontonaremos los troncos, sino que dejaremos huecos entre ellos para asegurar que el aire pueda pasar.

En Leñador estamos preparados para ofrecerte en estos meses de verano la mejor leña, ya sea de encina o de olivo. Y recuerda que aún es tiempo de barbacoas, así que incluso ahora puedes disfrutar de un buen fuego.