Se aproxima el invierno y con él las búsquedas para comprar leña en Valencia. Si estás interesado en cómo sacarle el mejor rendimiento, seguro que te interesa este artículo. Antes que nada, la madera es el combustible sólido más popular, ya que no necesita electricidad para funcionar.

Para empezar, la clave del rendimiento óptimo de la leña es la manipulación, aunque también es importante la elección de la leña, el momento de su compra o las condiciones de almacenamiento. Dependiendo de la humedad de la leña, obtendremos una combustión eficaz y generaremos una mayor cantidad de calor. Una leña muy húmeda emitirá menos calor, ya que tardará más en quemarse. En cambio, una leña muy seca desaprovechará todo el calor al quemarse muy rápido.

A la hora de comprar leña en Valencia debemos de fijarnos en el corte de la madera, su secado y su almacenamiento, ya que de estos tres elementos dependerá la humedad de la misma.

En primer lugar, debe de ser cortada en invierno porque coincide con el descenso de la savia, ya que en verano los árboles contienen mucha savia y su madera está muy húmeda. Una vez cortada, se divide en primavera y se deja secar en un lugar aireado y a cubierto de la lluvia de 6 a 8 meses para poder utilizarla el invierno siguiente y obtener el mejor rendimiento posible. Muy importante es vigilar la posible aparición de insectos en la madera durante la etapa de almacenamiento y secado.

Por último, debemos tener en cuenta que hay maderas más densas que otras, las cuales contienen más fibras por volumen. Las maderas duras, que son más densas, nos aportan más energía que otras. Por ello, es mejor optar por estas últimas.

En el Leñador vendemos leña de gran calidad, tratada según las reglas de corte, secado y almacenamiento.