Al tratar el tema de la venta de leña en Valencia, hemos de tener presente los distintos tipos de leña que existen y cuál es la mejor en función de las necesidades que tengamos en un momento determinado.

En primer lugar, hemos de saber, como sabemos los que nos dedicamos a la venta de leña en Valencia, que la mejor de las leñas es la que no se encuentra verde o la que no ha sido recién cortada. En otras palabras: la mejor leña es la que se encuentra seca y, al mismo tiempo, troceada desde al menos un año. También es buena leña la que ha pasado todo el verano bajo el sol.

La importancia de que la leña esté seca es capital, ya que así posee el doble de poder calorífico que puede tener la leña que está verde. No obstante, también es muy importante la clase de leña.

La leña está dividida en dos grandes grupos: dura y blanda. Las características de estos dos tipos de leñas son muy diferentes. La mejor es siempre la leña dura.

Las más características son la de encina y la de olivo. La primera tiene gran duración y consistencia, al tiempo que deja buenas brasas óptimas para cocinar. La segunda hace mucha llama, por lo que es muy buena para la calefacción.

Otras leñas que son duras con la de almendro, algarrobo, roble y naranjo. Todas son muy consistentes y duran bastante en relación a su poder calorífico. Por ello, se consideran como unas leñas de una buena calidad.

Las leñas blandas duran poco. Tampoco tienen tanto poder calorífico ni dejan brasas de consistencia. La mayor parte son las que vienen de árboles que son de rápido crecimiento o de árboles que son frutales, tal y como sabemos en LeÑador, donde estamos encantados de resolver cualquier duda al respecto.